Follow by Email

Translate

Páginas vistas en total

domingo, 3 de marzo de 2019

Habacuc cap1 Martin Lloyd Jones

CAPITULO I   EL EXTRAÑO PROCEDER DE DIOS

Habacuc 1:1-11

El mensaje de Habacuc es muy necesario en estos días en que tantas personas están perplejas ante el problema de la Historia. Por lo tanto, comenzamos con la afirmación de los hechos:

I. LAS FORMAS DE ACTUAR DE DIOS SON CON FRECUENCIA MISTERIOSAS
a) Su Inactividad
Lo primero que descubrimos cuando estudiamos las acciones de Dios, es que pareciera estar en silencio e inactivo en circunstancias provocativas. ¿Porque permite Dios que ocurran ciertas cosas? ¿Por qué la Iglesia cristiana está hoy en esta condición? Observemos su historia en los últimos cuarenta o cincuenta años. ¿Por qué ha permitido Dios estas condiciones? ¿Por qué ha permitido el surgimiento del modernismo con su efecto negativo sobre la fe, y aun negando sus verdades fundamentales? ¿Por qué no aplasta y da muerte a estas personas que profieren sus blasfemias y sus negaciones de la fe cuando debieran estar proclamándola? ¿Por qué permite que se hagan tantos males en su nombre? Por otra parte, ¿por qué no ha respondido Dios a las oraciones de su pueblo fiel? Hemos estado orando por un avivamiento por muchos años. Nuestras oraciones han sido sinceras y celosas. Hemos lamentado el estado de cosas y hemos clamado a Dios. Sin embargo, parece que nada ocurre. Al igual que Habacuc, muchos se preguntan: “¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvaras?” Este no es solo el problema que acosa a la Iglesia en general, sino también la preocupación que enfrentan muchos en forma personal. Hay quienes han estado orando por un ser querido por muchos años, y Dios parece no responder. Razonan dentro de sí de esta manera: ¿No es acaso la voluntad de Dios que se salve? He estado orando por esta persona por todos estos años y parece que nada ocurre. ¿Por qué? ¿Por qué permanece Dios en el silencio? Muchas veces esta impaciencia se apodera de los creyentes. ¿Por qué no contesta Dios nuestras oraciones? ¿Cómo podemos comprender que un Dios santo permita que su Iglesia este como lo está hoy?
b) Sus Providencias Inesperadas
La siguiente cosa que descubrimos, es que a veces Dios responde a nuestras oraciones en forma inesperada.
Esto, más que nada, fue lo que espantó a Habacuc. Por un largo tiempo, Dios parece no responder en absoluto. Luego, cuando contesta, lo que dice aparenta ser más misterioso aun que su aparente negación a escuchar nuestros ruegos. Habacuc tenia bien claro en su mente que lo que hacía falta era que Dios castigara a la nación y que luego enviara un gran avivamiento.
Cuando Dios le dijo que iba a levantar al ejercito caldeo para arrasar y destruir las ciudades de Israel, esto fue sin duda lo último que hubiera imaginado Habacuc.
Sin embargo, esto fue lo que Dios le dijo y más aún, fue lo que en efecto ocurrió.
Juan Newton escribió una poesía que describe una experiencia personal similar. El sentía que quería algo mejor en su vida espiritual. Clamaba por un conocimiento más profundo de Dios. El esperaba tener una maravillosa visión de Dios rompiendo los cielos y descendiendo para derramar la bendición en su vida. Sin embargo, en lugar de esto, Newton tuvo una experiencia durante la cual, por varios meses, parecía que Dios le había abandonado en las manos de Satanás: Fue tentado y probado más allá de su comprensión. Finalmente llego a entender y vio que esa era la manera en que Dios respondió a su oración. Dios había permitido que descendiera hasta lo profundo para enseñarle a depender enteramente de Él. Cuando Newton aprendió esta lección, Dios le sacó de la prueba.
Todos tenemos la tendencia de indicarle a Dios como debe responder a nuestras oraciones. Pensamos que Dios solo puede actuar de una manera, pero las Escrituras
nos enseñan que a veces Dios nos responde permitiendo que la situación se empeore antes de que pueda mejorar. En algunas oportunidades hace exactamente lo opuesto de lo que nosotros anticipamos. Quizás nos llegue a abrumar enfrentándonos con un ejército caldeo. Un principio fundamental en la vida y el andar de fe, es que debemos siempre estar preparados para lo inesperado, cuando estamos en relación con Dios.
Me pregunto a veces que hubieran pensado nuestros antepasados si hubieran tenido una visión de la condición en que llegaría a estar la Iglesia. Aun en su tiempo, no estaban del todo felices con la condición de la Iglesia, pues celebraban reuniones para buscar a Dios y rogar por un avivamiento. Si pudieran ver la Iglesia en el día de hoy, se rehusarían a creerlo. Jamás podrían haber imaginado que la Iglesia podía llegar a un nivel tan bajo. Sin embargo, Dios lo ha permitido. Es una respuesta inesperada, pero debemos aferramos a la esperanza de que Él ha permitido que las cosas empeoren, para que finalmente mejoren.

c) Sus Instrumentos Inusitados
La tercera característica sorprendente del proceder de Dios es que a veces utiliza instrumentos extraños para corregir a su Iglesia y a su pueblo. De todos los pueblos contemporáneos de Israel, los caldeos serian los que Dios habría de utilizar para su castigo. ¡Tal hecho parecía inconcebible! Pero nuevamente nos encontramos ante un hecho que se evidencia a través de todas las Escrituras. Si Dios lo desea, puede también utilizar a un caldeo impío. En el curso de la Historia vemos que ha utilizado toda suerte de instrumentos insólitos para llevar a cabo sus propósitos. Este es un factor de relevancia en nuestros días, pues parece ser, de acuerdo a la Biblia, que mucho de lo que está aconteciendo ahora en el mundo debe ser reconsiderado bajo esta luz. Podríamos dar un paso más, y decir positivamente que el comunismo, que es tan temido por tantos cristianos, no es más que un instrumento que Dios está utilizando en su proceder para con su pueblo.
La importancia de todo esto descansa en el hecho de que, si no observamos estas cosas correctamente, nuestras oraciones estarán mal concebidas y mal dirigidas.
Debemos tomar conciencia del real estado de la Iglesia y reconocer su iniquidad. Debemos comprender que las fuerzas que hoy más antagonizan con la Iglesia, sean posiblemente utilizadas por Dios para su propio propósito. La sencilla enseñanza de Habacuc es que Dios puede utilizar instrumentos muy extraños, y en algunos casos, uno que jamás hubiéramos considerado.

2. LAS FORMAS DE ACTUAR DE DIOS SON, CON FRECUENCIA, MAL ENTENDIDAS
a) Por personas religiosas pero negligentes
Las acciones de Dios con frecuencia dejan perplejos y sorprenden a más de una clase de personas. Son, en primer lugar, una gran sorpresa para los más negligentes entre los religiosos. En Habacuc 1:5 Dios se refiere a los impíos de Israel, a aquellos que se habían tornado negligentes y descuidados. “Mirad entre las naciones, y ved, y asombraos; porque haré una obra en vuestros días, que aun cuando se os contara, no lo creeréis”. La actitud del pueblo fue: Este profeta nos quiere decir que Dios va a utilizar a los caldeos. ¡Como si Dios pudiera hacer algo semejante! No lo escuchen; no hay peligro alguno. Estos profetas siempre son alarmistas y nos amenazan con calamidades. ¡Quien jamás va a pensar que Dios puede levantar a un pueblo como los caldeos para castigar a Israel! ¡Es absolutamente imposible! El gran problema de Israel es que nunca quiso oír a sus profetas. Sin embargo, Dios procedió con su pueblo tal cual lo había dicho.
La actitud que encontramos en Israel es tan vieja como el diluvio. Dios advirtió al mundo antiguo acerca del juicio por medio de Noé. “No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre” (Gn. 6:6). Los hombres se mofaron y dijeron que tal cosa era monstruosa, y que no podía ocurrir. Lo mismo ocurrió con Sodoma y Gomorra. Personas complacientes jamás podían creer que sus ciudades serian destruidas. Decían que Dios habría de intervenir antes de que tal cosa aconteciera, y permanecieron en su indolencia en la esperanza que Dios les libraría sin muchos problemas.
En el tiempo de Habacuc, la actitud era la misma. A pesar de lo que el pueblo pensaba, Dios levantó a los caldeos, e Israel fue atacado y conquistado. La nación fue aplastada y llevada en cautiverio.
La ilustración más notable de este principio, está registrada en Hechos 13:41, donde el apóstol Pablo cita Habacuc 1:5 y lo aplica a sus contemporáneos. En efecto declara: Ustedes no van a creer, como tampoco lo hicieron sus padres, pero, así como Israel no ha reconocido a su Mesías, sino que lo ha crucificado, y ahora persiste en no creer su evangelio, Dios va a obrar finalmente en un juicio. Él va a levantar el imperio romano para saquear y destruir su templo, y ustedes mismos van a ser desparramados entre las naciones. Se que no creerán esto, pues el profeta Habacuc ya lo ha profetizado y ustedes persisten en ignorar este mensaje.
El año 70 d.C. llego inexorablemente, y las legiones romanas rodearon a Jerusalén y la destruyeron y los judíos fueron esparcidos entre las naciones donde permanecen hasta el día de hoy. Es verdad que las personas religiosas negligentes, nunca creen a los profetas. Siempre dicen: ¡Dios no va a hacer tal cosa! Yo les estoy recordando que Dios sí hace tales cosas. Dios puede estar utilizando al comunismo en nuestro tiempo para castigar a su propio pueblo y enseñarles una lección. No sigamos entonces en una actitud de indolencia y despreocupación, diciendo que es inconcebible que Dios utilice tal instrumento. No debemos permitir que se nos arrullen como a los que habitan confiados en Sion y fracasan en discernir las señales de los tiempos.

b) Por el Mundo
En segundo lugar, las acciones de Dios causan sorpresa al mundo. “Luego pasará como el huracán, y ofenderá atribuyendo su fuerza a su dios” (Hab. 1:11).
Los caldeos no comprendieron que estaban siendo utilizados por Dios y atribuyeron todo su éxito a su propio dios. Pensaban que debían su victoria a su propia hazaña militar, y se jactaban del hecho. Estos arrogantes poderes que han sido utilizados por Dios para el cumplimiento de sus propósitos a través de la Historia, siempre se han jactado de sus logros. El orgullo del mundo moderno en su progreso científico y en sus sistemas políticos es un típico ejemplo. Al ver los enemigos de la fe cristiana que la Iglesia languidece, y que ellos están ascendiendo, atribuyen los éxitos “a su dios”. No llegan a comprender el verdadero significado de la Historia. Grandes poderes se han levantado y han dominado por un tiempo, pero siempre se han embriagado con sus propios éxitos. Repentinamente, cuando menos lo esperaban, se encontraron a sí mismos derribados. El verdadero significado de la Historia jamás amanece en sus discernimientos.

c) Por el Propio Profeta
Finalmente, el proceder de Dios fue desconcertante para el mismo profeta, pero su reacción fue muy distinta. Su pregunta se relacionaba con la manera en que todo esto estaría reconciliado con la santidad de Dios. Exclama: “¿Hasta cuando, oh Jehová, clamare, y no oirás y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvaras? ¿Por qué me haces ver iniquidad, y haces que vea molestia? Destrucción y violencia están delante de mí, pleito y contienda se levantan”.

5. EL PROCEDER DE DIOS ENCUENTRA RESPUESTA EN PRINCIPIOS BIBLICOS
A manera de respuesta a este problema de la Historia, será suficiente establecer los siguientes principios bíblicos:

a) La Historia está bajo el Control Divino
“Porque he aquí, yo levanto a los caldeos, nación cruel y presurosa”. Dios no solo controla a Israel, sino también a sus enemigos, los caldeos. Toda nación de la tierra está bajo la mano de Dios, pues no hay poder en este mundo que no esté en última instancia controlado por El. Las cosas no son lo que aparentan. Los caldeos pensaban que su astuta proeza militar los había conducido al dominio, pero no fue así, porque fue Dios quien los levantó. Dios es el Dios de la Historia. Está sentado en los cielos y “las naciones le son como la gota de agua que cae del cubo, y como menudo polvo en las balanzas le son estimadas” (Is. 40: 15). La Biblia afirma que Dios está sobre todo. El comenzó el proceso histórico, lo está controlando, y lo va a concluir. Nunca debemos perder de vista este hecho crucial.

b) La Historia sigue un Plan Divino
Las cosas no ocurren al azar. Los acontecimientos no son accidentales, pues existe un definido plan de Historia, y toda ha estado pre-dispuesto desde el principio.
Dios, quien ve el fin desde el principio, tiene en todo un propósito y conoce “los tiempos y las sazones” (Hch. 1:7). Él sabe cuándo bendecir a Israel y cuando no bendecirle. Todo está debajo de su mano. Dios envió a su Hijo, “cuando vino el cumplimiento de los tiempos” (Ga. 4:4). Permitió que los grandes filósofos, con su claridad de pensamiento, vinieran primero. Luego surgieron los romanos, celebres por su gobierno ordenado, la construcción de caminos y su maravilloso sistema legal que influenció a todo el mundo. Fue después de esto que Dios envió a su Hijo. Dios lo había planeado todo.
Existe un propósito en la Historia, y lo que ahora está ocurriendo en el siglo XX no es accidental. Recordando que la Iglesia está en el centro del plan de Dios, jamás lleguemos a olvidar el orgullo y la arrogancia de la Iglesia en el siglo XIX. Observémosla descansando con autosatisfacción, disfrutando sus así llamados “sermones culturales” y sabihondos ministerios, sintiendo vergüenza de mencionar palabras tales como “conversión” y “obra del Espíritu”. Observemos su prosperidad y como disfrutaban cómodamente de su culto. Notemos su fe en la ciencia y su alegre disposición de sustituir filosofía por revelación. ¡Con cuanta frecuencia se negó al mismo espíritu del Nuevo Testamento! Si, la Iglesia necesitaba el castigo, y no es nada difícil entender al siglo XX cuando consideramos la historia del siglo XIX. En efecto, en todas estas cosas hay un plan discernible.

c) La Historia sigue un Cronograma Divino
Dios no se detiene a consultarnos y todo acontece de acuerdo al “designio de su voluntad” (Ef. 1:11). Dios tiene su tiempo; tiene su propia manera de hacer las cosas, y actúa de conformidad con ellos.

d) La Historia está Ligada al Reino Divino
La clave de la Historia del mundo, es el Reino de Dios. La historia de las otras naciones mencionadas en el Antiguo Testamento, es de relevancia solo cuando está asociada con el destino de Israel. En última instancia, la Historia hoy, solo es de importancia en la medida de su relación con la Iglesia Cristiana. Lo que realmente importa en el mundo, es el Reino de Dios.
Desde el principio, desde la caída del hombre, Dios ha estado obrando para establecer un nuevo Reino en el mundo. Es su propio Reino, y está llamando a personas para que salgan del mundo y entren en ese Reino. Todo lo que acontece en el mundo está relacionado con este, su propósito central. Todavía está en su proceso de formación, pero finalmente llegará a su perfecta consumación. Otros eventos cobran importancia en la medida en que estén asociados con este evento.
Los problemas de hoy solo se han de entender a la luz de este propósito. Lo que Dios está permitiendo en la Iglesia y en el mundo hoy, está relacionado con su gran propósito para su Iglesia y su Reino.
Por lo tanto, no tropecemos cuando vemos que ocurren cosas sorprendentes en el mundo. Más bien, hagamos la siguiente pregunta: ¿Cuál es la relación de este evento con el Reino de Dios? De igual manera, si nos ocurren cosas extrañas en la esfera personal, no nos quejemos, sino que digamos: ¿Que me está enseñando Dios por medio de esto? ¿Que hay en mí que necesita ser corregido? ¿Dónde he procedido mal? ¿Por qué está permitiendo Dios estas cosas? Sin duda que en todo hay un significado si tan solo podemos llegar a verlo. No es necesario turbarse y dudar del amor y la justicia de Dios. Si Dios contestara algunas de nuestras oraciones enseguida, y a nuestra manera, seríamos cristianos muy empobrecidos. Afortunadamente, Dios a veces demora su respuesta a fin de proceder a la eliminación de nuestro egoísmo u otras cosas que no debieran estar en nosotros. Tiene interés en nosotros, y se propone equiparnos para un lugar de mayor plenitud
en su Reino. Debemos entonces juzgar cada evento a la luz del grande, eterno y glorioso propósito de Dios.